Manejamos el Bolt EV 100% eléctrico que, ¿viene a Argentina?
Manejamos el Bolt EV 100% eléctrico que, ¿viene a Argentina?

Viajamos a EE.UU. donde probamos como se siente el futuro del auto... y te contamos por qué nos gustó.
Comencemos por la teoría: un auto eléctrico es feo, poco práctico, lento y la batería le dura menos que al celular de un adolescente intatwitfacetuber... Sigamos con lo que Chevrolet declara: carrocería compacta, el espacio interior de un Cruze, el equivalente a 200 CV y hasta 380 km de autonomía. Tremenda diferencia entre lo que vimos en los últimos 10 o 20 años y lo que la marca promete, ¿no?

Bueno, no te voy a aburrir mucho con detalles técnicos, en lo estético el Bolt EV tiene linda facha, no trata de ser diferente por ser eléctrico y solo habla de su mecánica través de elementos como la parrilla cubierta y la gráfica del pilar C, detalles dentro de una estética que bien podría ser la de un Sonic cruzado con un MPV.

En lo mecánico, el Chevrolet Bolt EV (siglas en ingles de vehículo eléctrico) usa aceros de alta y ultra alta resistencia, más piezas en aluminio para contener un peso que igualmente se dispara sobre los 1.600 kilos. Si bien el 25% de su masa son las baterías, algo bueno es que esos cuatrocientos veintipico de kilos están en el suelo, no solo liberando espacio para la cabina, sino colocando el centro de gravedad bien abajo.

¿Cómo se siente en el mundo real?

Vamos a la práctica. Moví la palanca tipo joystick hacia atrás, se colocó directa, pise el acelerador y estaba en movimiento como si se tratara de un auto común con una de las mejores cajas automáticas. El truco esta en los 360 Nm, el mismo torque que un 3.0L pero desde casi 0 rpm, lo que permite que no haya cambios.

Mi duda era que al haber una sola relación fija, el poder de reacción fuera parco, y la sorpresa llego 200 metros después cuando tuve que entrar a una avenida y correrme rápido al carril izquierdo para un retome. Apenas pise un poco el acelerador el Bolt EV salió para adelante como si fuera un Cruze con su 1.4 turbo.

¿Más sorpresas? Simplemente pisá el acelerador a fondo a unas 40 mph (unos 65 km\h) y el "eléctrico aburrido" te pega la nuca contra el apoyacabezas, y no lo digo metafóricamente, en el Bolt EV tenés suficiente empuje para hacer quedar mal a más de la mitad de los autos que te cruzas en la calle, inclusive con monstruos que circulan por Detroit.

El resto es bastante común, hay muy buen espacio en las plazas traseras, y el confort de marcha es muy bueno, salvo por las cubiertas algo duras que te marcan las pequeñas imperfecciones como las juntas de dilatación. Al contrario de lo que esperaba la dirección no se siente artificial como una PlayStation, y el pedal de freno se siente algo duro, como carente de servo, lo que nos lleva a toda una parte especial que merece su propia sección.

Te freno sin el freno

Antes te dije que si tirabas la palanca de cambios hacia atrás el Bolt EV colocaba Directa o Drive, pero si le das un doble golpe coloca L. Esto no es Baja como en los todoterreno, sino un modo donde recupera más electricidad cuando soltás el acelerador.

En la práctica, se siente como si estuvieras frenando a media carga, pero en Chevrolet desarrollaron un método donde solo modulando el acelerador podes también regular el freno. Al principio cuesta adaptarse, pero en menos de 30 minutos ya lo tenía casi controlado y de golpe me di cuenta que hacia un buen rato que no usaba el pedal del freno tanto en avenidas como en autopistas donde de golpe el transito paraba a cero.

Silencio… Bolt en marcha

Mientras sucedía todo lo que te cuento, hacíamos un vivo en Facebook con nuestro copiloto de lujo, J Leonetti de Control de Tránsito, gracias al 4G que provee el sistema OnStar. En un momento que nos callamos, me di cuenta que no había ruido de motor en la cabina... a unos 100 km/h solo llegaba un zumbido distante y algo de ruido de las ruedas. Si, si no hubiera sido por la compañía, este hubiera sido uno de los test más aburridos de mi carrera, pero afortunadamente, por buenas razones.

El interior del Bolt EV está bien hecho, pero salvo la parte alta del tablero, que está ligeramente engomada, te das cuenta que Chevrolet gasto la plata en otra cosa, puntualmente en tecnología. Así, a los decorados en un dudoso blanco se le contrapone una pantalla táctil inmensa que nos da todo tipo de información, desde el sistema eléctrico, estaciones de recarga, etc., hasta la posibilidad de controlar los asientos calefaccionados.

El cuadro de instrumentos también es 100% digital y nos da info. interesante como cuantos kW estamos usando (algo así como el consumo instantáneo) cuanta autonomía máxima, mínima y promedio nos queda de acuerdo a nuestra manera de manejar, y más.

Al ver, veras

El remate es el retrovisor que puede ser normal o usando la palanca del anti-encandilamiento pasa a ser una pantalla que nos muestra lo que captura una cámara en la retaguardia lo que se traduce en una visión más amplia y libre de la obstrucción de los pilares C. Y además hay cámaras trasera, laterales y delantera que nos dan una visión 360º en la pantalla central.

La vida cotidiana en Argentina

Bueno, acá viene el punto más interesante, ¿podrías usar el Bolt EV en el día a día en Argentina? Bueno, el auto rinde hasta 380 km, supongamos que en el tránsito real se reducen a 300 kilómetros, si, por ejemplo, vivieras fuera de la ciudad Buenos Aires y viajaras al centro, tendrías que hacer entre 50 y 100 km diarios como máximo, es decir que una carga duraría 3 días. Sobre esto, suma que en 9 horas y moneda enchufado a 220 tenés el tanque lleno.

Y al parecer, una de las distribuidoras de la electricidad piensa comenzar a instalar cargadores rápidos en la ciudad (no podrías tener uno en tu casa porque son muy caros) lo que implica que en 30 minutos tendrías suficiente corriente como para hacer 140 kilómetros.

¿Cuánto sale?

Otra cuenta diferente es sí con las actuales tarifas esa electricidad te saldría más, menos o lo mismo que usar nafta, si habrán descuentos para los dueños de estos autos y si no te vas a quedar sin corriente en pleno verano.

Por ultimo hay que ver el precio, para que te hagas una idea, en EE.UU. después de los descuentos fiscales queda en algo similar a un Malibú que es el peldaño siguiente a Cruze.

El tiempo dirá cuanto tardan en entrar en Argentina los autos 100% eléctricos, lo que te puedo decir es que ya están cumpliendo la promesa de ser buenos, prácticos y rápidos sin que sus precios se disparen a cifras estratosféricas. Al menos vamos a extrañar solo el sonido de los nafteros.


Fuente: Hernando Calaza para autocosmos.com.ar





Acceso Rápido