Ojo al caucho: Los mejores consejos para cuidar tus neumáticos
Ojo al caucho: Los mejores consejos para cuidar tus neumáticos

Bridgestone nos trae algunos datos útiles a la hora de chequear el estado de nuestras gomas.
Muchas veces, los neumáticos quedan relegados a un segundo plano y son el último elemento que se controla, aunque en realidad deberían ser uno de los primeros. La vida útil de un neumático depende de muchos factores. No es lo mismo un modelo hecho para una superficie resbaladiza que uno creado para un auto deportivo donde el uso será totalmente diferente.

Entre los factores más determinantes aparecen la carga, la frecuencia o la superficie. Es importante tener en cuenta que un manejo adecuado influye notablemente en la performance de los neumáticos. Para convertirse en un "experto", Bridgestone, empresa con 270 centros alrededor del país nos trae algunos consejos útiles a la hora de mantener nuestras gomas:

Mantener la presión correcta

Si es excesiva, provocará un mayor desgaste en la zona central del neumático, y si está por debajo de lo recomendado, el desgaste en este caso será irregular. Lo recomendable es controlarla regularmente, porque es muy común que haya fugas.
Evitar aceleraciones y frenadas bruscas
El cómo se maneja es vital en la duración de los neumáticos. Acelerar o frenar de forma repentina promueve al desgaste de las bandas de rodamiento y al aumento de temperatura y posterior degradación de la goma.

Alineación

Si la dirección no está correctamente alineada, los neumáticos comenzarán a apoyar mal y se desgastarán de forma irregular y prematura.

Golpes y roces

Cuidado con los pozos y los baches. Lo óptimo es pasarlos de forma lenta y a baja velocidad, lo que evita deformaciones y roturas. Lo mismo ocurre con los cordones a la hora de estacionar.

Cadenas

Nadie duda de su utilidad en superficies con nieve y hielo, pero al usarlas es recomendable evitar velocidades altas y asegurarse que estén correctamente colocadas para que no generen daños. Es importante removerlas ni bien se cambie la superficie.


Fuente: Federico Treguer para autocosmos.com.ar




Acceso Rápido